Medio ambiente Tablón de noticias

Joe Biden se compromete a recortar las emisiones de efecto invernadero de EE UU hasta un 52%

El presidente estadounidense, Joe Biden, se comprometerá ante Naciones Unidas a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero entre un 50% y un 52% en 2030 respecto a los niveles de 2005.

Es un acto llamativo y un drástico giro en la política de EEUU que sin duda, significará una transformación económica para esta gran potencia. El principal objetivo es que Estados Unidos logre para 2050 la neutralidad de sus emisiones, es decir, que solo se puedan emitir los gases que los sumideros (como por ejemplo, los bosques) puedan capturar para que no se acumulen en la atmósfera y produzcan un sobrecalentamiento del planeta.

Estados Unidos se incorpora, de esta forma, a la lucha climática internacional y se acerca a lo que reclama la ONU a los países para que se pueda cumplir el Acuerdo de París y así evitar los efectos más catastróficos del calentamiento global.

El presidente no ha dudado en recalcar las oportunidades de “millones de empleos bien remunerados” que ofrecerá esta iniciativa de cuidado ambiental. Por un lado, en el sector energético se ofrecerán trabajos para el cierre de pozos de gas, petróleo y la restauración de minas. Y en el sector automovilístico la construcción de vehículos eléctricos y su puertos de carga serán empleos recurridos en esta transición verde.

El principal emisor de gases de efecto invernadero con un 29 % es el sector del transporte, le siguen por detrás, con un 25 % la generación de electricidad y la industria con un 23 %. Estos son, por consiguiente, los tres principales planos de actividad para el gobierno estadounidense en el que el peso de los combustibles fósiles ha sido siempre tan fuerte.

En 2014, un año antes de la cumbre en la que se cerró el Acuerdo de París, la Administración de Obama se comprometió a alcanzar un recorte de las emisiones de su país de entre un 26% y un 28% para 2025. Sin embargo, los últimos cuatro años han sido un tiempo perdido debido a las políticas de Trump.

Parece que por fin las autoridades se están moviendo y preocupando por esta batalla climática e industrial.

Artículos relacionados